Querido paciente:

La hepatitis C es una enfermedad del hígado causada por infección de un virus. El virus se encuentra en la sangre de las personas infectadas. Se transmite por contacto con la sangre infectada. No se transmite por contacto con la saliva o el uso de cucharas, tenedores etc.

Los síntomas de la hepatitis C pueden ser cansancio, piel y ojos que se ven amarillos, falta de apetito o el color del excremento se nota más claro. Muchas personas con hepatitis C no tienen síntomas y se sienten bien por muchos años. Si usted es infectado con el hepatitis C puede ser detectado mediante un análisis de sangre especial, que no es parte de un examen físico de rutina. Usted debe hacerse la prueba de hepatitis C si recibió una transfusión de sangre antes de 1992, o alguna vez se inyectó drogas ilícitas aunque fuera en una sola ocasión y hace muchos años.

La prueba de hepatitis C es importante. Si es positiva, es muy probable que usted tenga una enfermedad crónica del hígado. Es necesario consultar a un médico para determinar en que etapa de la enfermedad se encuentra la persona infectada , para determinar si requiere tratamiento y para aprender a prevenir la transmisión del hepatitis a otros.