Querido paciente: Las infecciones respiratorios más comunes son la gripe y el catarro. En muchas ocasiones suelen confundirse, pero hay ciertas diferencias fundamentales entre ambos. Las dos son infecciones de la nariz, garganta y en ocasiones afectan los pulmones cuando tiene tos, pero son causadas por viruses diferentes. Los síntomas del catarro y la gripe generalmente empiezan en 1 o 2 días después de exposición y suelen durar hasta 2 semanas.

Los síntomas de catarro incluyen aumento de flujo nasal (moco), nariz tapada, presión debajo de los ojos, estornudos, tos, dolor de cabeza , garganta y algunas veces una leve fiebre. La gripe es como un catarro severo mas los síntomas de dolores del cuerpo, fuerte dolor de cabeza, escalofríos y fiebre alta.

Estas infecciones son muy contagiosas y se esparcen secreciones que están llenas de viruses. Los viruses son después transmitidos de una persona a otra cuando los aspiran o tocan superficies contaminadas como teléfonos, tiradores de puertas o mangos del carro de almacén.

El mejor tratamiento es prevención. Lave las manos frecuentemente, use un gel desinfectante para las manos y evite tocar la cara. Tape la boca y la nariz cuando vaya a toser o estornudar. Pocos medicamentos son efectivos para aliviar catarro y gripe. Para la congestión, tos y nariz tapada, usted puede usar un decongestionante como Sudafed , un antihistamínico como Benadryl, o una combinación de ambos. Recuerde que las personas con hipertensión o enfermedad de la tiroide deben evitar los decongestionantes que contienen Sudafed (pseudo-ephedrine). Tylenol o Motrin pueden ser usados para dolores del cuerpo, de la cabeza y también para fiebre. Adultos pueden tomar aspirina, pero evite dar a los niños. Bebe por lo menos 8 vasos de agua o jugo al día, y evite cafeina porque deshidrata el cuerpo. Gargarice con agua salada tibia , use dulces para la garganta que ayudan a quitar el dolor y descanse lo más posible. Aplíque vaselina en la nariz pelada y labios secos. Los antibióticos no son efectivos contra viruses y solo pueden ser usados para tratar una infección bacterial que puede resultar de un catarro o gripe.

La gripe puede ser prevenida (o por lo menos reducirla un poco) por medio de una vacuna antigripal. Es importante que las personas con más de 50 años, o que padecen de un sistema inmunológico bajo o enfermedades crónicas (como la diabetes, asma, o problemas de los riñones) se vacunen porque las complicaciones pueden ser fatales. Después de recibir la vacuna tarda hasta 6 semanas para obtener inmunidad.

Enfermeras de la Mision Medica